Comunicacion Eclipse 2

Comunicación:Eclipse

Andy sonaba cansado, hablaba entrecortado, como si estuviera agotado y le costase respirar.

—Y fue así, Meg, una vez que murió mi mamá, me fui de casa. Tenía veintidós años. Ahora estoy un poco lejos de casa. Ja ja ja. La muerte me sacó lo único que me mantuvo cuerdo durante años. La muerte me sacó todo lo que me mantenía vivo. Primero, mi hermanito, y a los pocos días, mi mamá. Soy un muerto vivo. Soy un zombie. Soy un puto zombie, Meg. Con toda la gente que debió haber soñado con estar en el espacio, ver el mundo completo, extender los brazos y que el planeta entero entre en sus manos; me tocó a mí estar acá con ustedes. Hace cinco días que no dejo de pensar en la muerte de ellos dos. Siempre fue una mancha negra, un punto que suprimía en mi interior, pero ahora mismo está eclipsando mi mente.

Mike frunció el ceño. El paralelismo de Andy entre su eclipse sentimental y el que estaba ocurriendo afuera le sacó una pequeña sonrisa, pero continuó concentrado en el monólogo de su colega. Cuando la señal mejoró, se recostó de nuevo.
Una brisa, casi imperceptible, entró por la ventana y le dio escalofríos. Se retorció en su cama para quitarse la sensación, pero el cuerpo no le respondía. No podía ni abrir los ojos. El cansancio le estaba pasando factura. Mientras tanto, Andy seguía hablando.

—Siempre me gustaron las mujeres, pero solo quería estar con una. La muerte también quería estar con ella y me la quitó. Extraño el sexo con ella. El día que la muerte venga por mí, voy a exigirle sexo antes, me lo debe, la muerte me lo quitó. Quiero tener sexo con la muerte. Ja ja ja. Maldita mi imaginación, debajo de esa túnica, aun con su cara cadavérica y su enorme guadaña, me imagino a una mujer, una tan estricta que decide cuándo nuestros corazones tienen que dejar de latir. Y qué misterio el corazón. El ritmo de la vida está dado por el pulso del corazón y todo su sistema que lo hace funcionar y es fundamental para la supervivencia de toda la raza humana.

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

  1. Sergio dice:

    Es el que más me gustó de los tres. Segui adelante. Muy bien por la narrativa.

  2. Anabel dice:

    Alguna vez quise ser astronauta.. Con lo que me gusta el espacio!!! Está Genial! Imposible no llegar hasta el punto final una vez que arrancás a leer!! Te Felicito!!!

Respondé este comentario