Comunicacion Eclipse 2

Comunicación:Eclipse

Mike salió del edificio de comunicaciones, encendió un cigarrillo y contempló el desierto que lo rodeaba. Fijó su vista al cielo. Hacía cinco días, una enorme mancha negra comenzó a expandirse en el sol. Desde la tierra, todo se veía como un eclipse común, pero no lo era. De todas formas, los medios no dejaban de anunciar el inexplicable suceso como el mayor eclipse de la historia. Las señales satelitales se vieron afectadas desde el primer instante. Televisión, telefonía celular, wi-fi, nada funcionaba de forma correcta. Mike estaba preocupado por esto. Desde entonces, ni él ni su equipo habían podido comunicarse con el mundo exterior, más allá de la base. Tenía fe de que su familia se encontraba bien: su esposa, sus dos hijas mellizas adolescentes y el pequeño Thomas, de apenas un año. También estaba Iván, hijo mayor de su esposa al que él había adoptado como propio. El joven nunca conoció a su padre, y Mike nunca preguntó mucho al respecto, solo sabía que Anabel lo había parido cuando tenía tan solo quince años.

Mike, sin quitar su mirada del sol, no dejaba de preguntarse si Iván estaría cuidando bien de su mamá, sus hermanas y del pequeño Thomas. Los informes solicitados por Mike indicaban que no había ningún planeta interpuesto entre la tierra y el sol ni nada anormal en la superficie del astro. En las capturas tomadas por los satélites, no se detectaba ninguna mancha negra, como sí percibian los habitantes de la tierra con solo mirar por la ventana. No había explicación alguna para este fenómeno.

El paisaje desértico de alrededor de la base tenía un tono sepia, como si se tratase de una película vieja de cowboys. Mike terminó su cigarrillo y caminó durante diez minutos hasta el complejo habitacional. A pesar de ser casi mediodía, tuvo que prender la luz del interior para no tropezar con algún mueble. Entró a su habitación, encendió la radio que estaba junto a su cama, apagó todas las luces de la casa y se recostó en la cama.

—Gustav, soy Mike.
—Mike, por la línea dos vas a poder escuchar todo lo que sucede en el transbordador. Conectate rápido, tenés que escuchar esto.
—¿Qué es lo que pasa? —dijo con poco ánimo— ¿Gustav?, ¿estás ahí? -—Mike escuchó una leve distorsión seguida de la voz de Andy. Se incorporó, se sentó al borde de la cama y acercó su oído al parlante de la radio.

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

  1. Sergio dice:

    Es el que más me gustó de los tres. Segui adelante. Muy bien por la narrativa.

  2. Anabel dice:

    Alguna vez quise ser astronauta.. Con lo que me gusta el espacio!!! Está Genial! Imposible no llegar hasta el punto final una vez que arrancás a leer!! Te Felicito!!!

Respondé este comentario